Si supieras el peligro al que expones tu salud guardando los huevos en la nevera, no lo harías…

Casi todos estamos acostumbrados a guardar los huevos que compramos en el mercado, dentro de la nevera. La cuestión está en que pocas son las personas que conocen los riesgos de esta práctica.

No es secreto para nadie que los huevos y casi todos los alimentos que consumimos, están llenos de bacterias que, al no ser eliminadas correctamente, pueden ser peligrosas para nuestra salud.

Cuando metemos los huevos en la nevera, existe una bacteria de la familia Enterobacteriaceae que se mantiene viva al estar refrigerada. Esta, si bien lo sabemos, es la principal causante de la Salmonella. Podemos encontrarla en aves crudas, sus huevos y cuando no se lavan bien las frutas y verduras.

Así mismo, al estar en contacto con tortugas y lagartos, es probable que terminemos contagiados con ella. Por ello, aquí te alertaremos un poco sobre la manera en la que mantienes y conservas tus huevos y el contagio con esta bacteria.

Los peligros de refrigerar los huevos.

Una vez que los huevos salen de la gallina, ya estos están contaminados. Por eso, si se mantienen en un ambiente frío de nevera, lo que se logra es que las bacterias sobrevivan, ya que estas toleran de buena forma las bajas temperaturas.

Con esto, sólo existe el peligro de que los demás alimentos que tengamos en nuestro refrigerador, terminen igualmente contagiados por esta bacteria. Esto es un riesgo para todos, pero resulta más peligroso en las personas mayores así como los niños que consuman estos alimentos.

Los síntomas de la infección de esta bacteria, son generalmente muy notables y, a través de exámenes de laboratorio, se puede determinar si, efectivamente, estamos o no ante tal enfermedad.

Los síntomas de la Salmonella:

  1. Diarrea
  2. Fiebre
  3. Dolores en el abdomen.
  4. Dolor de cabeza.
  5. Vómitos.
  6. Falta de apetito.

Por ello, algunos países de Europa han establecido algunas leyes que regulan la conservación de los huevos para su consumo. Algunos hasta han prohibido el guardar los huevos en la nevera, debido al riesgo que existe en la población al contagio de la Salmonella de esa manera.

Si no estabas al tanto de ello, ahora lo estás y nuestra recomendación es que mantengas los huevos fuera de la nevera, en un ambiente fresco pero no refrigerado.