Sumerge los dedos de los pies en enjuague bucal. Incluso los expertos están sorprendidos con los resultados

Todos llegamos a utilizar montones de productos a diario cuyo origen desconocemos. Tal vez creemos que la forma en la que usamos un producto es la única que existe y allí es donde podemos estar equivocados.

Conocer más acerca de los productos que utilizamos puede hacer la diferencia entre la manera en la que hacemos uso de ellos.

Sólo imagínate que necesitas algún antibacterial y que lo tengas al lado sin ni siquiera sospecharlo. No hay nada más desafortunado que eso.

Por eso, en esta ocasión te presentaremos el origen y los diferentes usos que un producto que, de seguro, tienes en tu baño y usas con frecuencia.

Se trata del Listerine o el enjuague bucal, el cual fue creado en 1879. Pero no fue creado para limpiar la boca de la gente, sino como desinfectante.

Tuvieron que pasar cerca de 100 años, en 1970, cuando se le dio el uso de enjuague bucal. Pero esos no son sus únicos usos y aquí te diremos los demás, para que comiences a utilizarlo.

Los diferentes usos que posee el enjuague bucal.

Puede que te resulten impactantes sus otros usos, pero lo cierto del caso es que el Listerine no sólo sirve para que tengas buen aliento. Si comienzas a aprovechar todos sus usos, no te arrepentirás.

Estos son sus usos:

Como desodorante:

A todos se nos ha acabado el desodorante alguna vez y nos ha dejado mal. Pero con frotar un algodón con un poco de enjuague bucal, en nuestras axilas, lograremos solventar la situación.

Como ambientador:

Si añades un poco de Listerine a tu inodoro, desinfectarás y darás buen olor a tu baño.

Para combatir los mosquitos:

El enjuague bucal ayuda a aliviar la picazón provocada por la picadura de mosquitos, así como a desinfectar la zona.

Prevenir la caspa:

Es ideal para prevenir la caspa. Solo frota tu cuero cabelludo con el.

Granos y espinillas:

Puedes eliminar espinillas y puntos negros con solo lavar tu cara con Listerine.

Hongos de las uñas:

Sólo moja tus pies en enjuague bucal y verás como el hongo se va.

Para tu cepillo de dientes:

Deja que tu cepillo repose en un vaso con Listerine y lo mantendrás libre de bacterias.

Para limpiar pantallas:

Con la ayuda de un paño mojado en enjuague bucal, puedes limpiar las pantallas de tu televisor y computador.

Eliminar los malos olores:

El cubo de basura siempre acumula malos olores, para evitar eso, moja una toalla de papel en Listerine y déjala en el fondo. Le dirás adiós a los malos olores.

Esperamos que estos usos sean útiles para ti y puedas aplicarlos de manera diaria.