Remedios caseros para las infecciones por hongo

Muchas personas hemos llegado a experimentar, al menos una vez, de algún tipo de hongo.

Estos son unos microorganismos que podemos encontrar en casi cualquier sitio. Ya sea en el interior o en el exterior. Son más de 50.000 especies diferentes de hongos las que encontramos en el medio ambiente.

Existen productos en el mercado que pueden ayudarte con ellos, aunque suelen ser muy costosos y a veces difíciles de encontrar.

Por eso, te hemos traído algunos remedios caseros con los que puedes tratar las infecciones de hongos, desde tu casa y haciendo uso de ingredientes económicos. Esperamos que puedas realizarlos.

Remedios para los hongos.

Ajo

El ajo es conocido por su eficacia para tratar los hongos debido a sus efectos antifúngicos. Así mismo posee propiedades antibacterianas y antibióticas que resultan de lo más eficaces a la hora de recuperarnos de alguna infección.

Lo que debes hacer es aplastar dos dientes de ajo y añadir unas cuantas gotas de aceite de oliva. Deja la pasta actuar en la zona con hongo, durante una media hora. Luego lava con agua tibia.

Vinagre de manzana

Este es el tratamiento más común para los hongos. Tiene efectos antimicrobianos que ayudan a matar al hongo causante de infecciones.

Aceite de coco

Este resulta ser un remedio eficaz para tratar cualquier problema con los hongos, gracias a los ácidos grasos que presenta. Estos son fungicidas eficaces y además naturales.

Sólo debes frotar delicadamente el aceite de coco en la zona con hongos y dejar que se seque solo. Debes repetir esto de dos a tres veces por día hasta que sane.

Aceite de orégano

Este también posee propiedades antifungicas que  ayudan a combatir los hongos. Para usarlo debes mezclar cantidades iguales de aceite de orégano y aceite de oliva extra virgen. Aplicas esto en el área con hongos y la dejas actuar por unas horas.

Cúrcuma

Este es un antiséptico por excelencia. Además de ser un antibiótico y antifungico eficaz, cuenta con propiedades curativas que ayudan a que la recuperación sea rápida y no se repita.

Lo que debes hacer es aplicar la raíz de cúrcuma en la piel, dejarla actuar de dos a tres horas y enjuagar con agua tibia. Puedes hacer este tratamiento dos veces al día.

También puedes beber una taza de leche con una cucharadita de cúrcuma. Puedes añadir miel al gusto y tomar de manera diaria para aumentar tus defensas.