No solo los adultos están en peligro de un infarto cerebral, aquí te decimos los síntomas de que puedes tener un infarto cerebral.

A medida que va pasando el tiempo, nuestro organismo ya no funciona del mismo modo en que lo hacía normalmente.

Es bien sabido que el cuerpo pierde nutrientes, propiedades y no se logra regenerar con la misma rapidez. Sin embargo esto nos lleva a creer que sólo las personas mayores padecen enfermedades crónicas o peligrosas.

Esta creencia es totalmente falsa, las enfermedades pueden atacar en cualquier momento a casi cualquier estilo de vida, pocas veces con aviso previo. Por eso nosotros debemos estar prevenido y desde jóvenes aprender a llevar una vida sana que nos permita reducir los riesgos y aumentar nuestra esperanza de vida.

Una de esas enfermedades que afecta a las personas sedentarias, con vicios, que se exceden en ejercicios y rutinas, es el infarto cerebral. Aquí te explicaremos un poco cómo podrás notar algunos de sus síntomas y medidas que puedes tomar para prevenirlo.

Infarto cerebral: enfermedad silenciosa que tú puedes evitar

Cómo ya mencionamos, el infarto cerebral puede ocurrirle a cualquier persona en cualquier etapa de su vida, indiferente de la edad, sexo o cultura. Esta enfermedad afecta en todo el mundo por igual

El ACV o accidente cerebro vascular es originado cuando el cerebro no recibe oxigeno o nutrientes a través de la sangre, puede darse debido a un corte en el flujo de sangre a esa zona y unos pocos segundos, bastan para matar células sin ninguna posibilidad de regenerarlas.

Existen 2 tipos:

ACV Trombótico: Cuando un coagulo tranca las arterias y corta el flujo.

ACV Embólico: Cuando el coagulo sigue su curso y llega al cerebro.

Las causas son muy variadas, aparte de las mencionadas anteriormente también influye:

Genética.

Edad mayor de 55 años.

Valores de colesterol muy elevados.

Padecer diabetes.

Si padeces estos síntomas y tienes problemas de movilidad nunca dudes en acudir rápidamente a un médico, si tardas puedes agravar la enfermedad. Los síntomas:

Dolor de cabeza.

Presión alta.

Dolor de hombros.

Fallo en la visión.

Parálisis parcial (en cara, brazo, habla,…)

Cuello rígido.

Debilidad en los pies.

También te recomendamos seguir una dieta con estos alimentos, sus propiedades permiten tratar problemas en las arterias y previene la formación del ACV.

Aguacate

Avena

Col de bruselas.

Té verde.

Tomate

Zanahoria

Incluye en tu vida una alimentación balanceada y evita los excesos para una mejor calidad de vida.