No Es La Sal Ni El Azúcar: Este Es El Peor Veneno De Comida Que Nos Está Matando Todos Los Días

En la actualidad uno de nuestros peores hábitos  es el consumo de alimentos procesados. Los altísimos contenidos de sodio, grasas y químicos impronunciables han transformado una experiencia que solía ser nutritiva en algo puramente artificial y hasta dañino.

Entre los muchos aditivos químicos en nuestros alimentos se encuentra el glutamato monosódico (GMS), también conocido como el aditivo “umami”. El umami es uno de los cinco sabores básicos, junto con con el amargo, dulce, ácido y salado, se encuentra naturalmente en algunos alimentos como la carne, las espinacas y los champiñones, sin embargo el GMS es el resultado de un proceso químico.

En Estados Unidos es “Generalmente Reconocido como Seguro“, mientras que la Unión Europea lo clasifica como un aditivo alimentario, sin embargo, el consumo de alimentos con GMS se ha asociado con algunos síntomas y malestares.

Este Es El Peor Veneno De Comida Que Nos Está Matando Diariamente ¡No Es La Sal Ni El Azúcar!

Se trata de la toxina blanca más peligrosa que comemos todos los días en muchos alimentos procesados, y NO ES azúcar o sal.

El GMS es un aditivo que mejora el sabor de algunos alimentos procesados. Hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepa más fresca, que los aderezos tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados.

En términos químicos el GMS contiene un 78% de ácido glutámico libre, 21% de sodio y hasta 1% de contaminantes. El GMS “engaña” a nuestro cuerpo haciéndonos creer que la comida sabe mejor, más sana y más rica en nutrientes.

¿Por qué debemos evitarlo?

El consumo de GMS puede causar dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares, nausea, alergias, anafilaxis, ataques epilépticos, depresión e irregularidades cardiacas. Ya que es una neurotoxina, daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, y algunas de ellas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial. Además, consumir alimentos con GMS hace que los niveles de glutamato en la sangre sean más altos de lo que deberían ser, y si estos niveles se mantienen así, el glutamato se filtra al cerebro causando y contribuyendo a malestares físicos.

El glutamato de sodio: Está contenida en todas las salchicha, salami, patatas fritas, sopas preparadas, latas, cerveza y muchos otros. La dosis cuerpo de seguridad para un adulto es de uno punto cinco gramos por día para niños, no son más de la mitad de un gramo.

El glutamato de sodio E621, es un aditivo que se utiliza para conservar mejor el aroma de los alimentos y mejorar su sabor, siendo el principal ingrediente utilizado para reducir los costos de producción en los alimentos al igual que la calidad de los mismos.

La sobredosis de este aditivo se conoce como “síndrome del restaurante chino”. Este aditivo es tan peligroso que genera un aumento en el apetito. Haciendo que los consumidores coman en exceso, y produciéndoles:

  • Obesidad.
  • Trastornos visuales.
  • Debilidad.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Dolor torácico.
  • Sudoración.
  • Náuseas.
  • Fatiga.
  • Entumecimiento de boca y garganta.
  • Palpitaciones cardíacas.
  • Sensación de ardor en cuello o antebrazos.
  • Dificultad para respirar.
  • Inflamación de la garganta.
  • Ansiedad.
  • Inclusive deseo de continuar comiendo el producto:por ejemplo, la comida china.

Resulta entonces altamente recomendable leer las etiquetas de los alimentos que consumimos y que ofrecemos a nuestros hijos.

Dejanos tu Comentario!