Lo abandonaron junto sus 3 hermanitos, cuando la policía fue a su casa, lo que encontró es imperdonable

La vida es bella en todos sus sentidos, siempre y cuando nos mantengamos pequeños y sin responsabilidades. Sin embargo, al ir creciendo debemos enfrentarnos a la vida y a su cruel realidad.

Pero en ocasiones, debemos hacerles frente a esas cosas mucho antes de estar preparado para ello. Ese es el caso de este niño que debió hacerse cargo de su casa y sus hermanitos. Con tan solo 11 años de edad, este colombiano fue abandonado por su madre.

A su cargo quedaron tanto el hogar como sus otros hermanitos. Desde el primer día, el niño se ha esforzado de tripa corazón para darle lo necesario a sus hermanos.

Con su corta edad, el niño ha tomado el lugar de sus padres y les ha dado alimento y seguridad a los demás. Y es que desde que sus padres los abandonaron él ha buscado el pan de cada día. Trabajando con mucho esfuerzo y empeño, ha logrado alimentar a sus otros hermanos.

El niño se hizo carga del hogar y de sus hermanos

Sus vecinos lo describen como un guerrero quien todos los días sale en busque del alimento de los otros. Ciertos días no le va tan bien, por lo que sus vecinos los ayudan con los alimentos. De lo que el niño sí se asegura es que sus hermanos no se vayan a la cama sin antes comer. Sus vecinos también le ayudan con otros insumos para el hogar que son necesarios.

Su día empieza muy temprano; se levanta a preparar el desayuno y a alistar a sus hermanos. Luego de eso, él los lleva a la escuela y después se va él también para su escuela. Al medio día los recoge y cuando están en casa, les prepara algo de comer. Después, sale a trabajar para comprar la comida del día siguiente.

Al ver esta difícil situación, los vecinos decidieron contactar a las autoridades pertinentes. Poco después llegaron los policías al hogar, y vieron la espantosa escena con sus propios ojos. No obstante, encontraron a los niños en perfecto estado de salud y bien alimentados. Todos habían continuado yendo a la escuela a pesar de su situación.

Ahora, los niños están viviendo en el Instituto de Bienestar Familia de Colombia. Allí reciben los cuidados que merecen y esperan muy pronto ser adoptados. Sin dudas, esta es una historia que revela que los verdaderos héroes no traen capas.

Si crees que el niño fue más responsable que sus padres, comparte la historia en tus redes sociales.