Hombre lleva maleta al hospital para su esposa moribunda, la abre y ella muere en paz días después

La vida es algo maravilloso, nosotros creemos que esto es algo un poco lógico y de hecho, muchas personas piensan que ese pensamiento lo es, sin embargo, no todos lo aplican y por ende tienden a perder momentos maravillosos con sus familiares y amigos por ejemplo.

Es decir, sí saben que la vida es algo esplendido pero debido a que tienen tantas responsabilidades y similares, la realidad es que todo se convierte en un verdadero problema ya que hay que sacrificar mucho tiempo libre para poder cumplir con todas las responsabilidades asignadas.

Esa es la realidad del asunto, que tendemos a dejar el compartir y el amor muchas veces de lado, cuando lo correcto es tener un balance ya que debemos valorar siempre lo que tenemos, esa es una realidad que no podemos dejar pasar por alto sin importar los motivos, la vida es una sola.

Hay personas que no tienen la bendición de contar con mucha salud e incluso terminan convirtiéndose en historias trágicas, hoy te traemos una muy conmovedora que sin lugar a dudas te llegará al corazón, todo se desenvuelve en un hospital y aquí te la traemos.

La mujer que quería ver a su perra antes de fallecer

La historia la cuenta un usuario de Reddit llamado Mellifluous, el cual cuenta que el último deseo de su esposa que se encontraba moribunda en un hospital era ver a su perrita llamada Bella por última vez, sin embargo, en el hospital no aceptaban perros así que hizo lo siguiente.

Ella se encontraba en una condición crítica, ya que no podía comer ni tomar nada, por lo que dependía completamente del alimentador artificial y unas pastillas para el dolor.

El problema era que Bella era una pastora australiano de unos 20 kg, por lo que buscó una maleta bien grande y la metió a dentro sin cerrar la cremallera.

Al llegar al sitio me preguntaron qué llevaba y les comenté que eran cosas para mi esposa, así ella se sentiría cómoda.

Entré a la habitación y apenas abrí la cremallera, Bella salió disparada al pecho de mi esposa y sorprendentemente no tocó ningún cable.

Bella la miraba fijamente a los ojos y unos 20 minutos después, mi esposa se levantó quejándose de que algo le dolía.

Bella la empezó a lamer y gemir suevamente, mi esposa y ella quedaron abrazadas un buen tiempo hasta que una enfermera nos descubrió, sin embargo, ella prometió no decir nada.

Mi esposa se durmió y fue ahí cuando metí a Bella en la maleta de nuevo, sorprendentemente, ella hizo caso.

Mi esposa falleció días después y cada vez que tomo alguna maleta en la casa, Bella piensa que irá a verla de nuevo.

Sin duda una historia trágica pero en cierta forma hermosa ya que pudo irse cumpliendo su deseo.

Si te gustó recuerda compartirla.