Un hombre encuentra 98.000$ en un escritorio y los devuelve a su dueña

Cuando vendemos objetos tenemos que tener mucho cuidado de estar seguros de lo que estamos haciendo, hemos visto un centenar de casos en donde los sueños terminan arrepintiéndose y complican la situación para otras personas, haciendo que todo sea más difícil.

Es importante recalcar esto ya que hay personas que venden por necesidad pero no se ponen a pensar el verdadero valor que puede tener eso que acaban de vender, es un pensamiento que ocurre mucho en  el mercado y se puede ver bastante en sitios de comercio.

Pero lo peor de todo es cuando dejamos algún objeto importante dentro de algo que queramos vender, no solo ocurre cuando tenemos que vender algo grande como un apartamento o un vehículo, que son los sitios donde usualmente dejamos cosas importantes.

También ocurre cuando vendemos cosas relativamente pequeñas como puede ser una maleta o incluso un escritorio, de hecho, hoy te traemos la historia de un hombre que se encontró una cantidad inmensa de dinero en uno que compró, lo que hizo te sorprenderá.

Lo que tenía el escritorio que compro Noah

Un hombre llamado Noah Muroff compró un escritorio usado por Craiglist, el cual se lo vendió una anciana por 150 dólares.

Cuando él y su esposa iban a ponerlo en su habitación tuvieron que desmontarlo porque era demasiado grande fue ahí cuando vieron que el escritorio tenía una especie de bolsa que contenían unos billetes…al contarlos ¡Fueron 98.000 dólares!

Ambos dos quedaron en shock pero de inmediato tomaron la decisión de que debían llamar a la señora para decirle lo que había pasado y cuando la señora se enteró, les explicó que esa era su herencia y que se había olvidadlo por completo de ella.

Ella se encontraba en shock porque si ellos decidía no decirle nada ella no tendría forma de recuperar su dinero.

Noah explicó que él es rabino por lo que dijo que “Si dios quisiera darnos ese dinero, lo haría de otra manera, no así”.

La señora les mandó una tarjeta de agradecimiento diciéndoles que “me gusta saber que aún existen personas buenas en este loco mundo, me alegro de que existan personas como ustedes”

¿Qué te parece? ¿Tú devolverías ese dinero?

Si te gustó esta recuerda compartirla.