Estas son las razones por las que un niño menor de 12 años no debe usar celulares ni tabletas

Hace veinte años, la gente no tenía celulares. Muy pocos tenían computadoras en sus casas, y si las tenían, o bien no tenían internet o usaban el “dial-up”, que no podían usar si alguien necesitaba el teléfono (que, por cierto, estaba pegado a la pared). Usar celulares y tabletas no eran una opción para la mayoría de la gente, y especialmente para los niños.

Con la explosión de las computadoras, Internet y dispositivos móviles, la tecnología se ha convertido en una parte importante de nuestra vida cotidiana, y especialmente de nuestros hijos. Los niños de hoy nunca supieron que hubo una época en la que los teléfonos inteligentes, iPads y otros dispositivos móviles no existían, y muchos nunca han experimentado estar verdaderamente desconectados del mundo.

TELÉFONOS CELULARES, TABLETAS Y EL EFECTO DE LA TECNOLOGÍA EN LOS NIÑOS

Aunque hay beneficios para la tecnología, el uso constante de teléfonos celulares y tabletas por parte de los niños puede tener un impacto perjudicial en su crecimiento, desarrollo y bienestar. Es difícil negárselo a un niño que te suplica tener un teléfono celular propio como muchos de los niños de su clase, hay varias razones convincentes por las que no deberías permitir que tus hijos tengan su propio dispositivo móvil.

Porqué un niño menor de 12 años no debe usar celulares ni tabletas

La tecnología, especialmente a mano que puede ir contigo por todas partes, sumerge a los niños en un mundo virtual que carece de factores importantes para el aprendizaje, el comportamiento y el desarrollo.

  1. Puede aumentar la agresión

No es fácil controlar qué tipo de medios sus hijos están viendo, especialmente cuando tienen acceso a Internet a través de su teléfono o Tablet dondequiera que estén, con o sin usted. La exposición a medios de comunicación violentos, especialmente en videojuegos violentos y juegos en línea, ha estado fuertemente asociada con tendencias antisociales y pensamientos, comportamientos y acciones agresivas.

  1. Potencial de adicción

La vía fronto-estriatal, que es la misma vía neural vinculada a la adicción a las drogas y trastornos del comportamiento, como el juego, también está asociada con ciertos tipos de medios. Dar a tus hijos un acceso ilimitado a Internet, medios sociales y videojuegos a través de un teléfono inteligente o tableta, aumenta el riesgo de tu hijo de desarrollar estos problemas por sí mismos, junto con una adicción real a la tecnología.

  1. Dificultades de aprendizaje

Usar celulares o tabletas desde niños significa acceso a múltiples formas de entretenimiento a la vez. Esto hace que se distraigan más fácilmente y desarrollen una incapacidad de prestar atención en clase. Junto con los déficits de atención viene deterioro de la memoria visual, la imaginación, y la capacidad de trabajar de manera eficiente y eficaz o centrarse en una tarea.

  1. Interacciones sociales y ansiedad

La creciente dependencia de nuestros niños a la tecnología está perjudicando el desarrollo de las habilidades sociales cara a cara. Los mensajes de texto afectan la forma en que aprenden a expresarse a través del lenguaje corporal, el tono, el tacto, la voz y la expresión facial, así como la forma de entender esas señales de otras personas.

  1. Exposición a la radiación

La cabeza de un niño tiene una capacidad dos veces mayor de absorber la radiación, y la médula ósea del cráneo absorbe diez veces la radiación de un adulto. A pesar de que aún no conocemos todos los efectos de la radiación al usar el celular, sabemos que aumenta el riesgo de desarrollar tumores cerebrales y cáncer. Se necesitan más estudios sobre la radiación inalámbrica y sus efectos en el desarrollo cerebral de los niños.

  1. Aumenta el riesgo de obesidad

Se han realizado varios estudios que demuestran la correlación entre el uso de la tecnología y el aumento del IMC (Índice de Masa Corporal) en niños y adolescentes. Esto se debe en gran medida a que cuantas más horas pasan los niños en tecnología, más tiempo pasan de forma sedentaria en vez de en actividades que los mantienen activos.

  1. Dormir mal por usar celulares prolongadamente

Los niños, y especialmente los adolescentes, necesitan dormir más cada noche que los adultos. A pesar de que deben dormir de 8,5-10 horas cada noche, la mayoría están durmiendo sólo de 7,5-8,5 horas, y muchos teniendo aún menos. Usar celulares y pantallas, especialmente en las pocas horas que conducen al tiempo de acostarse, interfiere directamente tanto con la cantidad de sueño como con la calidad del sueño.

  1. Salud Mental

Hay un número de implicaciones que el uso del teléfono celular tiene en la salud mental de nuestros niños. Los niños están ahora expuestos a los medios de comunicación todos los días con mensajes sugerentes que dicen cómo deben pensar, sentir, actuar y mirar.

  1. Disminuye la salud

Estudios muestran que el uso de los medios y la tecnología promueve el malestar entre los niños y jóvenes, independientemente de la falta de ejercicio y la mala nutrición. En general, cuanto más niños usan y están expuestos a la tecnología como teléfonos celulares y tabletas, más probable es que tengan dolencias físicas, así como dificultades mentales y emocionales. Es más probable que se enfermen, tengan dolores físicos, depresión, discapacidades sociales y de aprendizaje.

  1. Mala postura por usar celulares

A medida que los niños pasan más y más de su tiempo en teléfonos, computadoras y tablets, vemos un deterioro en su postura. Estos niños son más propensos a adoptar posturas sostenidas y a menudo incómodas que se observan en los adultos con ciertos trastornos musculoesqueléticos. Se necesitan más estudios sobre los efectos a largo plazo de la “postura del teléfono celular” en los niños.

  1. Tensión visual

El uso prolongado de pantallas puede causar la tensión ocular digital tanto en adultos como en niños, sin embargo, la manera en que los niños usan la tecnología los pone en riesgo particular de dañar su visión. Mientras que más estudios necesitan ser hechos sobre el impacto a largo plazo del tiempo en la pantalla en la visión de los niños mientras crecen, síntomas tales como dolores de cabeza, ojos doloridos, y visión borrosa son comunes.

Cómo evitar que tus hijos se vuelvan adictos a las pantallas

Como puedes ver, hay muchas razones por las que los niños no deben usar celulares y tabletas de forma regular, con nuevos descubrimientos cada día. Aquí hay algunos consejos de cómo los padres pueden limitar el tiempo de pantalla para sus hijos:

-En el buen tiempo (por ejemplo, las vacaciones de verano) no se permiten pantallas, incluyendo TV y computadora, sólo para un cierto número de horas cada día, por ejemplo, de 9 o 10 am hasta 4 o 5 pm. Anima a tus hijos a pasar ese tiempo jugando afuera contigo, sus hermanos o sus amigos.

-Fija las reglas sobre a qué edad permitirás que tu niño tenga un teléfono celular, por ejemplo: hasta que estén en la secundaria, o hasta que tengan su licencia de conducir.

-Si a tu hijo lo dejas usar celulares, tienes control sobre su plan de teléfono celular. Asegúrate de que su teléfono esté limitado a ningún uso de datos, por lo que sólo pueden acceder a Internet cuando están conectados a Wifi.

-Ten reglas sobre cuándo y dónde se puede utilizar la tecnología en su casa. Por ejemplo, no permitas los teléfonos o tabletas en la mesa a la hora de comidas, lo que permite la conversación y la calidad del tiempo en familia.

-No hay tecnología por lo menos 30 minutos antes de acostarse (o preferiblemente más tiempo). En su lugar, animarlos a pasar ese tiempo leyendo o jugando.

-Establecer límites de tiempo en la televisión y el tiempo de Internet, por ejemplo: Sólo se les permite ver dos programas de televisión o una película por noche, y al usar la computadora o la tableta sólo se les permite 30 minutos a una hora. El resto del tiempo tienen que encontrar algo más que hacer.