Dos formas super sencillas para quitar el dolor del nervio ciático

Por lo general, el dolor del nervio ciático te impide el movimiento. Existen ejercicios super sencillos que te ayudan a aliviar el dolor. CONOCE ESTAS DOS FORMAS SUPER SENCILLAS PARA QUITAR EL DOLOR DEL NERVIO CIÁTICO RÁPIDAMENTE!!!

Si tus ataques del nervio ciático no te dejan mover y te paralizan por completo, vamos a enseñarte cómo debes realizar unos ejercicios que te servirán para desbloquearlo y así aliviar el dolor.

Hay una variedad de afecciones de la espalda baja que pueden causar ciática:

Por lo general, una hernia de disco lumbar causa dolor en el nervio ciático.

Otros trastornos comunes que causan dolor ciático incluyen enfermedad degenerativa del disco lumbar, espondilolistesis, estenosis raquídea, u osteofitos y artritis en la columna vertebral.

Síntomas comunes de la ciática

El dolor de la parte inferior de la espalda, si es que se manifiesta, no es tan grave como el dolor de la pierna

Dolor constante en una nalga o en una sola pierna, pero rara vez en el los lados derecho e izquierdo

Dolor que nace de la parte inferior de la espalda o de una nalga y continúa por la línea trazada por el nervio ciático –por la parte posterior del muslo y hasta la parte inferior de la pierna y del pie

Dolor que se alivia cuando el paciente se recuesta o camina, pero que empeora al ponerse de pie o al sentarse

Dolor ciático que generalmente se describe como un dolor punzante o agudo, en vez de un dolor sordo

Algunos experimentan una sensación de hormigueo, de adormecimiento o de debilidad, o bien una sensación de hormigueo que baja por la pierna

DOS FORMAS SUPER SENCILLAS PARA QUITAR EL DOLOR DEL NERVIO CIÁTICO!!!

Es importante saber que los movimientos deben hacerse dentro de las posibilidades que tenga cada persona para realizar los movimientos, además de contemplar el dolor que se siente y sin exagerar el movimiento.

Es pertinente comenzar con movimientos suaves para después incrementar la frecuencia, intensidad y el tiempo a medida que el dolor va cediendo.

El piso es el mejor lugar para realizar estos ejercicios. Puedes utilizar una alfombra o una colchoneta.

1) Colócate sobre el piso de manera horizontal con brazos y piernas estirados.

-Relaja los músculos y acostumbra al cuerpo al piso.

-Levanta la pierna dolorida flexionando suavemente y llévala hacia tu hombro con la ayuda de las manos.

-Sostén la posición durante unos segundos hasta que sientas la tensión y deja flexionada durante 30 segundos.

-Cambia a la otra pierna y repite de manera alternada este ejercicio unas cuantas veces.

2) Colócate nuevamente en el piso y flexiona ambas piernas llevándolas hacia el pecho a medida que cruzas una sobre la otra.

-Con la ayuda de tus manos sostén la posición hasta sentir la tensión en los músculos.

-Mantente de esta manera durante 30 segundos, estira las piernas y repite nuevamente hasta aflojar la tensión.

Realiza estos ejercicios tantas veces como lo creas necesario hasta que logres recuperar la normal movilidad.