Desconfiaba de su novio y decidió espiarlo bajo la cama, lo que sucedió la dejo en shock

El amor de parejas es algo muy complicado, ciertamente el sentimiento cuando es de verdad es muy difícil que se rompa, pero justamente eso puede causar muchos problemas porque se entra en un estado de seguridad, que crea la monotonía y la falta de creatividad.

Aunque no lo creas el aburrimiento y la falta de ese fuego como muchos le llaman es una de las principales razones por las que existen los divorcios y de hecho, algo que motiva a muchas personas a engañar a su pareja con alguien más por una aventura.

Es lamentable pero eso es lo que dicen las estadísticas, por lo que hoy te traemos una historia de una pareja que sentía que ya no había amor, específicamente la esposa que creía que ya no la amaban, veamos cómo ocurre todo y qué es lo que pasa al final.

La esposa que pensó que su marido ya no la amaba

Esta historia gira alrededor de Sarah, una mujer que tuvo 7 años conociendo a su pareja, pero llegó un punto donde todo era demasiado monótono.

Ella estaba tan desesperada que no estaba segura de que su esposo la quería, por lo que intento probarlo escribiéndole una carta y dejándola en la mesa de su habitación, la carta decía lo siguiente:

“Matthew, la relación ya no es la misma por tanta rutina que tenemos. Llegas todos los días a casa cansado y no estás conmigo, tampoco salimos a divertirnos ni nada parecido, incluso prefieres ver futbol en casa. ¿Hace cuánto no me dices que me amas como solías? Tampoco me acaricias como antes, por lo que esto no puede continuar así”

Fue un gran riesgo que tomó pero solo de esa forma sintió que iba a despejar sus dudas así que se escondió bajo la cama.

Matthew, su esposo, se sentó y leyó la carta, pasaron unos minutos y él tomó otro trozo de papel y escribió algo ahí.

En ese momento tomó el teléfono y llamó a alguien al que le dijo “Hola, por fin mi esposa se fue de la casa, por fin entendió que todo había terminado”

Sarah escuchó esto y apenas su esposo salió de la casa, ella leyó lo que escribió y decía:

“¡Hola chistosa! Un consejo, si te vas a esconder para ponerme a prueba, al menos asegúrate que no se te vean los pies debajo de la cama, ¡Te amo mi loca! Fui a comprar algo en la tienda”

La inseguridad es algo problemático, por lo que te recomendamos siempre hablar las cosas con tu pareja.

Si te gustó esa historia no olvides compartirla.