Conoce la razón más importante por la que en casa tienes que tener 1 planta de Aloe Vera

La planta de sábila, también conocida como Aloe Vera, es muy famosas por sus propiedades medicinales. Esta planta es oriunda de la india, pero por ser buena para tratar diversos males, se popularizo mucho.

Por ende, muchos empezaron a cultivarlas hasta que se extendió por todo el mundo. Hoy la podemos conseguir en casi cualquier parte. A continuación, te dejaremos una lista con los beneficios de esta planta.

Beneficios médicos generales

De acuerdo con varios estudios, la sábila contribuye a reducir el colesterol y la aparición de tumores. También regula la presión arterial, previene el cálculo renal, combate enfermedades gastrointestinales y cardiovasculares, etc. todo ello lo conseguimos con una simple planta de sábila.

Mejora la digestión

Para mantener una buena salud, es indispensable que nuestra digestión funcione al 100%. La sábila es muy buena para esto. La misma ayuda a descongestionar el tracto intestinal y a eliminar las toxinas de este. Dicha planta puede ayudarnos con problemas desde el reflujo gástricos hasta problemas crónicos del sistema digestivo.

Desintoxica el cuerpo

Al ser comida, la sábila combate y elimina las toxinas y residuos tóxicos del tracto intestinal. De esta forma, contribuye a desintoxicar y depurar el organismo por completo.

Tiene efectos alcalinos

La mayoría de las enfermedades se desarrollan cuando el cuerpo tiene un mayor grado de acidez. Sin embargo, la sábila tiene efectos que regulan nuestro pH y disminuyen la acidez del cuerpo. Esto, a su vez, contribuye a fortalecer el sistema inmune.

Fortalece el sistema inmune

Esta planta también tiene un alto contenido de antioxidantes. Estos nos ayudan a contrarrestar los efectos de los radicales libres, que suelen provocar cáncer y otras enfermedades crónicas. Los antioxidantes también contribuyen a desacelerar el proceso de envejecimiento. Asimismo, la sábila promueve la producción de células blancas, que combaten virus, bacterias, y mucho más.

Poseen antibióticos y agentes antibacterianos

La sábila es rica en ácido salicílico, Fenol y Sulfuro. Estos combaten las bacterias y muchos otros microorganismos que generan infecciones. Por eso, se dice que el consumo de sábila cuando se tiene fiebre, gripe u otra infección, es lo mejor. Esta actúa rápido y es muy efectiva.

Ayuda a bajar de peso

Ya dijimos que la sábila ayuda a mejorar la digestión y desintoxica el cuerpo. Ambos factores son claves a la hora de bajar de peso. Por eso, mientras mejor es el tránsito intestinal, más rápidamente perderemos peso. De esta manera, no nos hace quemar grasa directamente, pero sí contribuye a expulsar todo el peso muerto que tenemos dentro.

Advertencia

Es cierto que la sábila posee muchas propiedades medicinales natural. Sin embargo, esto no quiere decir que sea totalmente segura. Para asegurase que no sea alérgico a esta, consulte a su médico. En caso de estar embarazada o en periodo de lactancia, con problemas del riñón, hígado o vesicular biliar, lo mejor es no consumirla.

Gel de aloe vera

Este producto es muy bueno para tratar una serie de males y se puede fabricar fácilmente. Lo podemos usar para combatir las machas, cortes, quemaduras, arrugas, acné, eccemas, psoriasis, dermatitis, picaduras de insectos, esguinces, artritis, pies y piernas cansadas, piel reseca, después del afeitado, etc.

Para prepararlo, lo primero que necesitaremos es una penca de sábila. Preferiblemente debemos escoger la penca más cercana al suelo y externa del centro. Esta debe rondar los 6 cm de ancho y 40 cm de largo.

Una vez tengamos la penca adecuada, la cortaremos y extraeremos el gel o cristal de aloe vera. Si queremos utilizar el producto de inmediato, simplemente cortamos la penca a la mitad y restregamos en la zona afectada.

Si queremos evitar cualquier tipo de irritación, debemos asegurarnos de eliminar la savia amarillenta por completo. Si queremos utilizarlo en otro momento, podemos pelar la penca, dejarla secar al sol y guardarla en un frasco de cristal. Finalmente, la guardaremos en un lugar fresco donde no le dé la luz del sol directamente. De esta manera, no perderá ninguno de sus nutrientes ni propiedades.

Zumo de aloe vera

En este caso, debemos tomar la penca de sábila y picarla a lo largo, para luego eliminar la savia amarillenta. Solo nos quedaremos con la pulpa que, posteriormente la licuaremos acompañada de una fruta. Entre las frutas preferidas, siempre deben tener prioridad aquellas ricas en vitamina C. Finalmente añadiremos 1 litro de agua y licuaremos todo muy bien.

Para aprovechar mejor sus vitaminas y minerales, podemos incluir la parte externa en el licuado. Tras haberlo licuado, llevaremos la sustancia a la nevera y la tomaremos antes de cada comida. Esto nos protegerá de los ardores estomacales, problemas digestivos, ulceras, etc.

Jabón de sábila

Este jabón es muy bueno para desinfectar heridas, regenerar la piel, hidratarla y suavizarla, tratar eccemas, acné, llagas, psoriasis, y mucho más. Además, es muy fácil de preparar, ya que no necesitaremos preparar sosa caústica.

En primer lugar, necesitaremos 250 gramos de jabón de glicerina neutro y sin colorantes. También necesitaremos gel de aloe vera licuado (10 gramos). El jabón de glicerina lo pondremos al baño de maría en un envase de cristal hasta que se derrita. Acto seguido, apagaremos el fuego y añadiremos el aloe vera removiendo con una cuchara de madera. Finalmente, llenamos los moldes y cuando se haya solidificado, los sacamos del molde.

Vea también: Utiliza bicarbonato en tus axilas y te acordaras de mi por el resto de tu vida. Ahorrarás dinero y tiempo

El método explicado en el párrafo anterior es el método general. Podemos modificarlo para añadir aceites esenciales a nuestro gusto. Algo más que le podemos agregar son 10 gotas de vitamina E, aceite de argán, coco, germen, trigo o almendras. Lo recomendable es ir haciendo el jabón en la medida que lo vayamos necesitando.