Conmovedor testimonio del puma Rodriguez afectado por una enfermedad terminal: “Si Dios me concede un poco más de tiempo para rectificar las cosas que no hice bien”

Hay celebridades que se han enfrentado a muchas dificultades y logrado sobreponerse a ellas, pero las peores de todas esas dificultades son las enfermedades. Seguramente sabes a cuántas celebridades perdimos el año pasado.

Las celebridades sólo son gente como nosotros, no podemos esperar que duren para siempre, sin embargo a veces soñaríamos que así fuera para poder disfrutar de sus talentos por más tiempo del que nos es permitido.

Pero todas las vidas culminan en algún punto, y esto es algo bastante aterrador para todos. Es natural que no estemos listos para dejar ir nuestras vidas en este mundo, y eso le está ocurriendo al Puma Rodríguez, el extraordinario cantante venezolano.

Tenemos que escuchar su testimonio para entender que ciertas cosas en la vida deben ser prioridades, y que no debemos dejarnos llevar por nuestra profesión y nuestro trabajo impulsivamente como lo hacemos a menudo. La vida es muy corta para gastarla toda con cosas que, eventualmente, no significarán tanto como lo demás.

El Puma nos da una lección de humildad

El Puma era un muchacho hijo de un empresario español y una activista venezolana del partido Acción Democrática. En su juventud tuvo que marcharse de su país de origen por las actividades de su madre, pero regresó tras el fin de una cruel dictadura.

Su carrera como músico inició humildemente con serenatas y como un cantante de reemplazo en un grupo. Luego de varios trabajos infructuosos, el Puma fue contratado como cantante del grupo Billo’s Caracas Boys y de esta manera saltó al estrellato.

Pero hoy en día en sus entrevistas no hace un recuento de su fama y fortuna ni sus grandes logros. El humilde Puma Rodríguez nos cuenta que, en realidad, es mucho más importante disfrutar los pequeños momentos de la vida en lugar de dedicarse únicamente a trabajar.

Estas reflexiones las lleva a cabo hoy en día tras el diagnóstico de una enfermedad seria, la fibrosis pulmonar idiopática, que es incurable y muy dañina. Hoy en día usa un respirador para ayudarse con esta enfermedad.

Lo que ha reflexionado el Puma al mirar atrás y recordar que su mujer le advertía que se detuviera, es que no debemos dejarnos llevar por el éxito y los logros y dejar de lado las cosas importantes de la vida, como la familia, los amigos y Dios. Es importante que tengamos todo esto presente para no dejarnos consumir por nuestra carrera.

El Puma se arrepiente de no haber disfrutado los detalles más especiales de la vida, y quiere remediar eso como pueda si Dios le concede el tiempo para hacerlo. Esta noble actitud es muy conmovedora, y esperamos profundamente que al Puma Rodríguez le quede mucho más tiempo de vida del que se imagina.

VIDEO de las Declaraciones del Puma