Berenjenas rellenas de trocitos de pollo y queso para chuparse los dedos

Si quieres preparar unas berenjenas rellenas de pollo, te damos a conocer esta receta la cual es bien sencilla tan solo contiene 4 ingredientes principales.

No sé qué tienen las recetas con berenjena que siempre triunfan allí donde se ponen, aunque se me ocurren un par de razones: son recetas muy sencillas y deliciosas. Además se puden hacer berenjenas rellenas de muchísimas cosas y con esto quiero poneros a prueba.

Preparación paso a paso

Ingredientes para 4 personas

-2 berenjenas

-4 solomillos de pollo (o una pechuga grande)

-5 lonchas de queso tierno

-Queso al gusto para gratinar

-Aceite de oliva

-Sal

La berenjena, debes estar firme y no demasiada grande, del tamaño de un pepino y la circunferencia general de una pera grande. Las berenjenas más pequeñas tienen menos probabilidad de ser amargas (un poco de sal puede ayudar con esto) y tienen una menor cantidad de semillas, aunque son comestibles.

Tenemos que empezar la preparación asando las berenjenas. Para ello las cortamos por la mitad, les hacemos unos cortes transversales en la carne y les ponemos un chorro de aceite de oliva y sal.

Encendemos el horno a 180 grados centígrados con el calor arriba y abajo, y cuando esté caliente metemos las berenjenas que tardarán en hacerse entre 10 y 15 minutos. Id vigilándolas hasta que veáis que se ha hecho lo del centro.

Cuando estén hechas las berenjenas, sacamos la bajdeja del horno y dejamos que se atemperen un poco antes de vaciarlas. Para ello podemos ayudarnos de un vaciador de melones o una cuchara pequeña.

Hay que hacerlo con cuidado para que no se rompa la piel de la hortaliza. El relleno de las berenjenas tenemos que reservarlo.

Ahora tenemos que preparar el relleno. Cortamos la pechuga de pollo en taquitos y lo ponemos en una sartén con un chorro de aceite de oliva y sal.

Comenzamos a freírlo y cuando esté casi hecho, añadimos el relleno de la berenjena y las lonchas de queso tierno cortadas en trocitos.

Removemos bien hasta que quede una especie de pasta y lo retiramos del fuego. Rellenamos las berenjenas haciendo montañita con el relleno y le ponemos queso rallado para gratinar por encima.

Encendemos el gratinador del horno a 200 grados y cuando esté caliente, ponemos las berenjenas rellenas en una bandeja y la metemos al horno.

Cuando el queso esté fundido y dorado, sacamos las berenjenas rellenas de pollo del horno y ya podemos ponernos a comer antes de que se enfríen.

Dejanos tu Comentario!