Aprende a preparar de manera correcta la leche de cúrcuma. Excelente para mantener la buena salud.

Es bueno conocer cuáles son los alimentos más beneficiosos para nuestro cuerpo, ya que así podemos aprovechar mejor sus propiedades y elaborar una dieta que sea más productiva y saludable para nuestro cuerpo.

Si bien, el bienestar general lo conseguiremos siempre que llevemos una alimentación sana y balanceada, pero no está de más emplear uno que otro alimento que potencie el poder saludable de la alimentación, ya que así podremos sentirnos mejor de forma más rápida.

Junto con la alimentación está en juego la salud de todas las partes del cuerpo, tanto órganos como huesos y todo lo demás, por ello debemos enfocar la atención de forma general y no en un solo aspecto, porque solo así podremos sentir un bienestar general.

Mira cómo se prepara la leche de cúrcuma y disfruta sus beneficios

En este caso hablaremos de un tipo de leche vegetal. Si bien, el lácteo más conocido es el proveniente de la vaca, este no es realmente el más saludable, ya que realmente nuestro sistema digestivo no puede procesar con facilidad la leche de vaca, por ello no es propicio abusar de ella o tomarla de forma excesiva.

Por esta razón podemos encontrar en el mercado otros tipos de leche como: leche de soya, leche de almendras y otros, los cuales se consideran mucho más saludables y beneficiosos para el cuerpo humano. Por su parte, acá te enseñaremos a preparar el mejor tipo de leche que podrás encontrar: la leche de cúrcuma.

Para preparar esta leche solo necesitas lo siguiente:

Ingredientes:

– ¼ de taza de polvo de cúrcuma.

– ½ cucharadita de pimienta negra.

– ½ vaso de agua mineral o filtrada.

Procedimiento:

Coloca todos los ingredientes en un recipiente y mezcla, cocina esto a fuego lento hasta conseguir una mezcla consistente. Procura no dejar de revolver la mezcla mientras se está cocinando, retira del fuego, deja que enfríe, vierte en un envase hermético y refrigera.

Añade cuatro cucharadas de esta pasta de cúrcuma a un vaso de elche de almendras, usa miel al gusto y una cucharadita de aceite de coco, cocina a fuego lento sin dejar que hierva, retira del fuego, deja enfriar y ya tendrás tu bebida nutritiva lista.

Esta bebida es libre de lactosa, posee una gran cantidad de vitaminas y minerales, contiene grasas saludables, no tiene colesterol y tampoco gluten. Por ello no hay problema si comienzas a ingerirla diariamente como parte de tu dieta. Comparte esta información con tus amigos.