8 síntomas de que tienes intolerancia al gluten

Si no lo sabes, la intolerancia al gluten es un desorden del cuerpo humano que lo lleva a ser incapaz de digerir cualquier alimento que contenga gluten. Consumir algo que lleve este componente te causará consecuencias dolorosas y muy problemáticas.

¿Por qué tenemos tantas dietas sin gluten en el mundo? Es porque el gluten, como es un compuesto tan complejo, puede ser difícil de digerir incluso para quienes no sufren de la intolerancia. Entonces hay personas que han desarrollado dietas sin gluten para el disfrute de todos.

Pero una cosa es escoger la vida sin gluten, que es perfectamente válido, y otra es no poder consumir gluten porque sufrirías terribles consecuencias si lo hicieras. Tenemos que saber que vivir sin gluten no es una elección para todos, hay personas para quienes puede ser cuestión de vida o muerte.

La intolerancia al gluten también es llamada enfermedad celíaca, así que, si conoces a alguien que dice ser celíaco, es porque sufre de esta enfermedad. Pero ¿por qué saben que son celíacos? ¿Cómo se enteraron? Ahora lo descubrirás.

Lo que te demuestra que tu cuerpo no puede procesar el gluten

Aumentos de peso inexplicables: si el intestino no procesa bien los alimentos, puede inflamarse y causar repentinas subidas de peso.

Migrañas y dolores de cabeza: más de la mitad de las personas que sufren de intolerancia al gluten también padecen de migrañas y dolores de cabeza frecuentes. La migraña es un tipo de dolor de cabeza punzante, móvil, que puede ser causado por el consumo de algún tipo de alimento que produzca el súbito y constante dolor de cabeza.

Debilidad en el sistema inmune: el sistema inmunológico de los celíacos no funciona bien porque los anticuerpos salivares y del tracto atacan al propio cuerpo, vulnerándolo seriamente. Por eso son más propensos a enfermedades comunes.

Sensación de confusión: la intolerancia al gluten puede producir alteraciones en las funciones cognitivas de quienes lo sufren, por lo que es muy factible que sientan algo de confusión de vez en cuando.

Problemas cutáneos: produce acné, erupciones, sensación de picazón, quemaduras y enrojecimiento en la piel, con mayor frecuencia que en una persona sin esta enfermedad.

Fatiga frecuente: la fatiga es un síntoma de muchas enfermedades del sistema inmunológico. Inflama tu cuerpo y las energías reservadas son desplazadas.

Dolores en los músculos y articulaciones: el cuerpo puede inflamarse y se producen dolores en los lugares donde suceden estas inflamaciones.

Complicaciones dentales: si surgen muchas úlceras bucales, se produce una baja en el calcio corporal. Es importante saber que esto también es un síntoma.

Todo esto, acompañado de problemas digestivos es lo que debes tener en mente cuando sospeches que padeces esta enfermedad. ¡Cuida tu salud!