6 remedios caseros para curar las ampollas rápidamente

Cuando utilizamos zapatos nuevos podemos llegar a experimentar una terrible incomodidad. Así mismo, cuando trabajamos con alguna herramienta pesada, también podemos llegar a tenerlas.

Muchas son las personas que terminan buscando algún tipo de alivio para ellas. Lo bueno es que, pueden obtenerlo, al hacer uso de remedios naturales que pueden preparar con ingredientes que tienen en casa.

Estas ampollas pueden perjudicar a cualquiera, por lo que aprender a curarlas resulta de lo más útil. Aunque sean pequeñas, las ampollas no dejan de ser dolorosas y una tortura para muchos.

Las ampollas son pequeñas bolsas de piel que se levanta e inflama y están llenas de un líquido claro. Estas pueden formarse tanto en manos y pies, gracias al roce y a la presión que se ejerza en la zona.

Curar las ampollas bajo estos seis remedios caseros

Las ampollas aparecen ya que es la forma que tiene tu piel de informar que, cierta actividad física, resulta ser demasiada y por ello debe reducirse. Sin duda es un claro signo de que la piel se ha lastimado.

Estas pueden curarse solas, una vez que pasa cierto tiempo. Pero es importante que se mantengan limpia y seca la zona en la que estas se encuentran, así como libres de cualquier presión o roce.

Si una ampolla se infecta, sí se requiere ayuda médica, pero normalmente no es necesaria.

Aquí te dejamos 6 remedios con los que podrás aliviar tus ampollas:

Frotar suavemente la zona con la ayuda de un cubo de hielo, ayuda a aliviar el dolor de manera notable.

Colocar algunas gotas de aceite esencial de lavanda en un pedazo de gasa y colocarla sobre la ampolla.

Aplicar una capa de gel de áloe vera de manera directa sobre la zona afectada, si la ampolla se ha reventado. De esa manera logrará cicatrizar.

Dejar que la zona afectada se sumerja en agua caliente con sal. De esa manera se logra desinfectar el área.

Usar vinagre de manzana de manera tópica en la zona, puede ayudarla a cicatrizar y cumple el papel de antibiótico.

Puedes evitar la infección en el área, frotando sobre ella un diente de ajo y dejando actuar de 5 a 10 minutos.

Recomendaciones:

No revientes nunca una ampolla.

Si se ha reventado, no quites la piel que la cubre. Déjala puesta para que siga protegiendo la zona.

Deja que respire la herida.

Si usas gasas en la zona, cámbialas de manera constante. No dejes que se humedezcan.

Acude al médico si se presenta una infección grave en la zona. Si huele mal y no para de doler, no dudes en acudir.