Quita el Oxido en tu Hogar Naturalmente con estos Remedios Caseros

Muchas de las personas piensan que cuando un objeto se oxida ya no sirve más, y que automáticamente hay que botarlo.

Pues te traemos una solución casera muy barata y efectiva que puede eliminar el óxido de los objetos que queremos salvar en nuestro hogar. Con estos ingredientes caseros vamos a remover esas manchas que se generan por el tiempo y la humedad.

quitar oxido

Vinagre blanco

La composición del vinagre blanco lo hace el más fuerte de todos los vinagres, es capaz de reaccionar en contra del óxido y removerlo.

Rocía con el vinagre la parte oxidada, déjalo por unos minutos actuar y luego frótalo con algún paño, repite el proceso cuantas veces sea necesaria, cada vez que vayas pasando el paño el óxido ira desapareciendo.

Limón y sal

Limón y sal, es el removedor conocido por excelencia, si frotamos el limón con la sal encima de la parte oxidada, veremos como este se va quitando, recuerda utilizar sal gruesa y de cubrir toda la parte afectada con la misma, luego puedes pasar el mismo limón por encima y el resultado será excelente.

Otra forma de utilizarlo es dejar el limón con la sal encima del óxido por dos horas, luego frotar nuevamente con la misma cascara del limón y pasar un paño limpio.

Bicarbonato de sodio

Debemos mezclar en un recipiente un poco de agua con bicarbonato de sodio para lograr una masa espesa, cubre la parte afectada con el óxido con la mezcla, déjalo que actúe hasta que se seque, y con tus manos quita los pedazos más grandes de esta mezcla y el resto remuévelo con un cepillo.

Papas y sal

No es un dato muy conocido, pero las papas tienen una cantidad de ácido oxálico que se puede encontrar en la mayoría de los productos quita óxidos comerciales (pero que además contienen ingredientes químicos y tóxicos). Para quitar el óxido utilizando este alimento, corta la papa por la mitad, toma una de ellas y simplemente frótala por la superficie con óxido del objeto que deseas limpiar.

Luego, esparce un poco sal sobre la superficie oxidada. Utiliza la otra mitad de la patata para frotar por encima de la sal. Cuando el óxido se haya ido, limpia y seca tu objeto.

Además de ser fáciles de implementar, estas “recetas” caseras para quitar el óxido, son simples, económicas y efectivas. Lo único que te resta a ti es elegir la que más te guste y así comenzar a recuperar esos viejos objetos que dabas por perdidos.

¡Haz la prueba!

Síguenos en Facebook ->