Después de ver como este hombre cocino este pollo, Nunca lo haré de otro modo. ¡Asombroso!

En este artículo te decimos como cocinar un pollo y dejar a tus invitados locos con este truco casero, es bueno seguir paso a paso lo que te indicamos más abajo, ya que si cambias algo no te quedara para impresionar a tus invitados.

La forma de cortar el pollo en esta receta es la que te va a dar el éxito, así que no dejes de hacerlo. El resultado es una presentación en forma de abanico.

cocinar polloEn esta receta se rellenan los espacios entre los cortes con mantequilla, queso, o cualquier otra cosa que se te ocurra. Hoy vamos a compartir esta deliciosa receta de pollo Hasselback que a ti y a tu familia va a encantar.

Ingredientes:

1 cucharadita de aceite de oliva.
1 taza y media de espinacas frescas.
1/4 de taza de queso ricotta.
2 pechugas de pollo de unos 400 o 500 gramos cada una.
1/8 taza de queso cheddar blanco rallado.
Pimentón.
Sal y pimienta.

Preparación:

Empezar, precalentar el horno a 200° C. Mientras el horno se calienta, coloca una sartén a fuego medio y cocina las espinacas hasta que las hojas estén ligeramente marchitas.

Cuando las espinacas estén listas, echa el queso ricotta. Mézclalo todo y cocinar durante otros 30 a 60 segundos. Retirar del fuego y dejar enfriar.

Toma las pechugas de pollo limpias. Cortar hendiduras dejando aproximadamente 1 centímetro de distancia entre cortes. ¡Pero no cortes hasta el fondo! Esto es lo que hace que sea el pollo Hasselback. Asegúrate de que los cortes alcanzan sólo alrededor del 75% de la altura de la pechuga

TRUCO: No te preocupes demasiado acerca de la profundidad de los cortes. Sólo asegúrate de que están muy juntos y que no llegan hasta el fondo.

Abre los recortes y coloca las espinacas y la mezcla de queso ricotta en el interior.

Ahora es el momento de sazonar el pollo. Sazona con sal y pimienta al gusto. Después espolvorea el queso cheddar rallado por encima. A continuación, espolvorea un poco de pimentón por encima de todo para darle algo de color agradable y un sabor ahumado.

Tu pollo Hasselback está listo para hornearse, ponlo en una fuente de horno y colócalo en el horno entre 20 y 25 minutos.

Cuando el queso se haya derretido y los jugos procedentes del pollo sea claros, indicarán que está hecho y está listo para ser devorado.

Sirve este pollo Hasselback con un poco de brócoli al vapor y arroz integral para tener una cena más saludable.

Síguenos en Facebook ->