Aprende hacer gel de áloe vera casero y cuáles son sus aplicaciones

En este artículo te decimos como aprender hacer gel de áloe vera casero y cuáles son sus aplicaciones, esta planta conocida también como sábila, aporta muchos beneficios a la belleza de todo el cuerpo, así que no dejes de leer esta informacion.

El áloe vera evita el envejecimiento prematuro en la piel gracias a sus propiedades astringentes, antibacterianas e hidratantes que, al ser aplicada sobre la piel, favorecen su regeneración.

gel de aloe vera

Su composición es mayoría agua, vitaminas A, C y E, cuya acción antioxidante puede inhibir el daño oxidativo.

Receta para este gel de áloe vera y las aplicaciones que le puedes dar.

Ingredientes

3 hojas de áloe vera.
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharada de aceite de germen de trigo

Como prepararlo:

Debes retirar las espinas laterales a las 3 hojas de áloe vera y ponerlas en un recipiente con agua por 24 horas, cambiando el agua cada tres o cuatro horas para que todas las hojas expulsen una sustancia conocida como aloína, que puede resultar tóxica.

Pasado este tiempo cortalas y extrae su pulpa, resérvalo en un recipiente, luego agregas el jugo de limón y el aceite de germen de trigo, bate la mezcla en una licuadora a velocidad media-alta hasta lograr una crema espesa de tonalidad blanca.

Colocas la mezcla en un frasco de vidrio hermético y consérvalo en el refrigerador para que dure más tiempo.

solo tienes que tomar la cantidad que consideres necesaria y extenderla sobre la zona afectada, puedes hacer este proceso 3 veces por semana, puedes usar este gel todos los días.

Sus propiedades nutricionales son únicas y no generan efectos negativos cuando se usan de forma tópica.

Beneficios de este Gel:

Limpiar, hidratar y regenerar la piel.
Deshacerse de los poros obstruidos.
Prevenir los diversos grados de acné.
Calmar la irritación e inflamación.
Disminuir manchas, cicatrices y ampollas.
Evitar la formación de granos, espinillas y puntos negros.
Reducir el impacto negativo de los rayos solares.
Calmar las quemaduras.
Prevenir y atenuar las estrías.
Controlar la comezón y la descamación asociadas a la dermatitis seborreica y psoriasis.
Prevenir el envejecimiento prematuro.
Tonificar y reafirmar.
Reducir las bacterias.
Tratar la sequedad y agrietamiento de los talones.

Visto en: mejorconsalud.com

Síguenos en Facebook ->